Hay veces en donde nos preguntamos, cómo llegamos a la situación en la que estamos…por qué terminamos con ese individuo que tiene menos movimiento que cajita musical a cuerda. Por qué aceptamos la entrega ritual de nuestro cuerpo colmado de fantasías, para luego frustrarnos con un individuo que usa calcetines tres cuartos o zoquetes de tela de toalla? ¿Cuántas veces nuestra conejita imaginaria se largó a llorar y nos repetimos tipo nota mental “nunca más estar con alguien que no lo haga bien”? La falta de escrúpulos de algunos pone-espermas es tan grande, que decidimos colaborar a la educación y corrección sexual de estos especímenes. Con mucho cariño y amor, aclaremos. Hay cosas que no deben hacer en la cama ya que son perturbadoras, horribles y para nada sexys.

Querido hombre, vamos a hacer un breve y simple decálogo de las cosas que no deben hacer en la cama, «no deberías ni considerar como una posibilidad».

No deben hacer en la cama: Decálogo

no deben hacer en la cama

1- La utilización de cobertores de pies, es decir, calcetines y zoquetes.

Y menos si son poseedores de pies gordos. ¿Es una empanada de algodón la que se asoma de las pantorrillas o qué?

2- Fetiches extraños sin previa consulta.

Me comentó una amiga que en un encuentro del tercer tipo o en un encuentro con un tercer tipo, el hombre en cuestión sacó de su mochila un kit de dominación bastante particular: esposas con peluche, látigo rosa (de cuero), mascara tipo lucha libre pero sin los huequitos de los ojos, es decir: ¡qué miedo! Y una pluma gigante con glitter. Igual siento que mi amiga me esconde más cosas. Ojala no sea ella la que use una cinturonga con sus chicos.

3- Pretender ingresar al más allá sin un juego previo.

Realmente, no hay chances. No creo que haga falta explicar los porqués, si no entienden, es que son personas egoístas. ¿Qué les pasa?

giphy.gif

4- Hablarle al miembro.

Venerarlo, y tratarlo de titán o cualquier otro apodo que se les pone a los perros miniatura histéricos. Tampoco nombres de fantasía tales como «Señor» algo (Señor salmón, Señor Mister Musculo Multiacción y demás). ¿Si dejamos que esas cosas vayan fluyendo? Autoestima por las nubes, mejor no en los primeros encuentros. Ya habrá tiempo para que descubran que tanto amor propio sentís.

5- Tocar la zona genital como si fuera un joystick.

Utilizado en pleno campeonato de gamers vírgenes (y con acné severo de esos que dejan marcas). No señores, nuestra preciosidad es algo muy delicado, consideren el clítoris como una bomba atómica a desactivar. Paso a paso, paciencia, dedicación. Es decir, tienen que estar inspirados y con ganas. Se siente cuando las cosas se hacen con deseo o con sentimiento de obligación. Por favor, no sean bruscos, pero tampoco demasiado suaves. ¡Y después dicen que somos complicadas e indecisas!

6- A la hora de sexo oral, obligar a hacer ciertos movimientos agarrando fuerte del pelo o cabeza.

Tengo el link de una reconocida página oriental de compras en donde venden muñecas con pelo real para que puedan sacarse la furia, para más información googleen por favor.

7-Pedir ir por la parte de servicio antes que entrar por la puerta principal.

Comer el postre antes de la comida. Ingresar al País de las Maravillas del Rock&Roll bien duro antes que deslizarse por el arcoíris de las suaves y caramelizadas sensaciones del punto G. Creo que las metáforas se entienden. ¿Por qué? Porque para la mayoría, el sexo backdoor es placentero cuando se está realmente excitada, porque las terminales nerviosas que hay ahí se alborotan más y les corre más sangre a mayor velocidad si previamente toda la zona de más arriba se lubrica y entra en ebullición.

8- Negar besos después de nosotras haberles practicado sexo oral.

Prácticamente inentendible.

giphy (1).gif

9- No masticarás.

Leerse como un mandamiento. Estamos teniendo sexo, no comiendo. Por favor, no soy tu costillar favorito a la parrilla para que muerdas y tironees. Hombre y mujer tienen que saber que hay ciertas zonas que son más sensibles que otras, por lo que antes de morder, deberían ir regulando la intensidad: Desde succionar, apretar con la boca hasta morder suavecito. Todo vale, pero con calma y con consentimiento.

10- Expresiones que reflejan la desesperación y ansiedad porque la mujer acabe.

Es moneda corriente que los hombres sean quienes lleven la delantera a la hora del orgasmo, o pensándolo mejor, es lo que nos trasmite la pornografía, porque muchas veces la eyaculación tardía en los hombres se hace presente por múltiples factores. Entonces, retomando…supongamos que sea regla que la mujer demore más para llegar al clímax: ¿ustedes creen que ayuda la repetición frenética de frases como «quiero que me acabes ya»? Puede que en algún momento inspire una imagen mental de orgasmo, pero la reiteración se traduce en presión y ansiedad. No esta es una de las cosas que (no deben hacer en la cama), es totalmente contraproducente.

Dejando un poco de lado el humor, en los encuentros sexuales, la importancia de conectar es fundamental. El poder jugar, divertirse y desenvolverse es posible habiendo logrado una conexión real con la persona que se tiene al frente, pudiendo ser una conocida de una noche, o un novio de toda la vida.

La comunicación genuina hace que nos conozcamos mejor para que el encuentro íntimo sea de lo más placentero. Nos hicieron creer que en el sexo hay que ser egoístas, perseguir el placer propio, como si fuera una carrera épica. Y cuando esta situación se vuelve frecuente, la actividad sexual se reduce a un mero trámite de desfogue y de desahogo de estrés. Es por ello que debemos hablar de lo que no nos gusta y de lo que no deben hacer en la cama. Y es así como ocurren las guerras y los cracks económicos, todos a causa del mal humor y de la insatisfacción sexual.

Entendiendo y experimentando el sexo como un vínculo único y sagrado entre personas que intercambian energías, podremos experimentar un placer lisérgico descomunal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here