Beneficios de armar puzzles

En esta oportunidad te traemos los beneficios de armar puzzles o rompecabezas, para que descubras todo lo positivo que tiene invertir tiempo en este maravilloso pasatiempo. Siguenos leyendo.

Un rompecabezas o puzle es un juego de mesa cuyo objetivo es formar una figura combinando correctamente las partes de esta, que se encuentran en distintos pedazos o piezas planas.

Inicios

El primer rompecabezas fue creado de forma casi accidental por John Spilsbury en 1760, un experto en el diseño de mapas. Lo hizo al montar uno de los tantos mapas que había creado sobre un tablero de madera dura, recortándolo alrededor de las fronteras de los países.

Esta creación fue usada en Gran Bretaña como pasatiempo educativo, inicialmente para enseñar geografía a los niños. La idea de su uso exclusivo en la enseñanza perduró hasta cerca de 1820.

A finales del siglo XIX nacieron los rompecabezas artísticos para adultos, que se convirtieron en un pasatiempo de la alta sociedad.

Eran de madera, cortados a mano, y se montaban en estilo push-fit (empujar-colocar): las piezas, sin pomos, no se ensamblaban como en los puzles actuales, sino que se acoplaban entre sí de forma más sutil.

Estos originales y elegantes pasatiempos, de gran belleza y exclusividad, se usaban para deslumbrar a las visitas y entre la gente adinerada formaban parte de la herencia y tradición familiar. Aquellos rompecabezas, con motivos cada vez más intrincados, eran muy caros. Con la introducción de las piezas de cartón y nuevas técnicas de fabricación, se abarataron. En los años 20 y 30, los puzles pasaron a ser un juego muy popular.

Clasificación

Los rompecabezas se dividen en las siguientes categorías:

Juegos de palabras y acertijos

Como las adivinanzas. Ejemplo: «Te la digo y no me entiendes. Te la repito y no me comprendes» (Solución: Tela).

Juegos matemáticos y de lógica

Que requieren pensar y realizar operaciones aritméticas. Ejemplo: En un cuarto hay varios gatos y cada gato ve tres gatos ¿cuántos gatos hay en el cuarto? (Solución: cuatro).

Juegos físicos y mecánicos

En este rubro se encuentran los monederos con bolsillos ocultos, piezas de madera que se encajan en forma de cruz, laberintos para resolver a lápiz, etc.

Beneficios de armar puzzles

Ejercitas ambos lados del cerebro

El hemisferio izquierdo es la parte lógica y el derecho es creativo, intuitivo y emocional, así que imaginen los poderes de ambos lados usados al máximo… una mente poderosa y todo por poner piezas juntas.

Beneficios de armar puzzles

Desarrollas creatividad

Al visualizar cómo vas acomodando las piezas también incrementas la creatividad.

Trabajo en equipo

Si quieres conocer quién sabe trabajar en equipo, armar un rompecabezas es una buena opción ya que, además de trabajar la comunicación, también les servirá para la organización.

Lógica matemática

Aunque nos parezcan demasiados pequeños para comprender estos conceptos tan complejos, lo cierto es que jugar con puzzles nos ayuda a planear y ser estratega, dos aspectos que se requieren para lograr que las piezas del puzzle encajen en el lugar indicado.

Manejo de la frustración

Una persona que juega con un rompecabezas aprende a manejar la frustración de manera sana, es decir no explotará al no poder encajar las piezas, sino que buscará la manera de lograr sus objetivos.

Menos posibilidad de tener Alzheimer u otras enfermedades

Los estudios científicos demuestran que quienes arman rompecabezas o crucigramas pueden llegar a vivir más y con menos posibilidades de caer en garras del Alzheimer, demencia o simple pérdida de la memoria porque mantienen una intensa actividad cerebral.

Eleva la autoestima

No hay mejor satisfacción que ver terminado un rompecabezas así que esto ayudará a elevar la autoestima de chicos y grandes.

Sirve como herramienta familiar

En la actualidad los niños se encuentran unidos a los dispositivos electrónicos. Armar un rompecabezas en familia es buena estrategia para lograr la unión.

Disminuye el estrés

Al concentrarnos en armar el rompecabezas, la respiración se regula. Entre más disfrutemos esta actividad, más contentos y relajados podemos sentirnos.

Ejercita la memoria visual

Cuando vamos separando las piezas comenzamos a hacer un mapa mental, por ejemplo: del lado derecho las azules, del lado izquierdo las moradas, etc, por lo que en cuanto vemos una pieza, ya sabemos en qué grupo va. Según los expertos, es un tipo de terapia cerebral que puede ayudar a ejercitar la memoria en los adultos mayores.

Ayuda a la relajación

Al concentrarte en poner piezas por un buen rato puedes hacer una pausa en otros problemas, similar a cuando meditas, por lo que te relaja, la respiración se tranquiliza, al igual que los latidos del corazón y la presión arterial.

Refuerza la memoria

El rompecabezas es un juego donde la memoria se ve involucrada, debido a que tienes que recordar la imagen que estás buscando. Esto empuja al cerebro a hacer un esfuerzo al nivel de la memoria, ayudando así a mejorar la capacidad de retención de información.

Incrementa la concentración

Para encontrar piezas y recordar dónde acomodarlas es necesario concentrarse. Este ejercicio, por lo tanto, aumenta la capacidad de enfocarnos en una tarea.

Desarrollas estrategias para alcanzar metas chicas y grandes

Al practicar, niños y adultos se darán cuenta que existen estrategias para armar puzzles de manera más rápida y eficiente.

Desarrolla la paciencia

Los rompecabezas requieren de tiempo. Separar las piezas por colores y las de las orillas es sólo el inicio. Así que este hecho, simple en apariencia, contribuye a desarrollar nuestra paciencia.

Permite resolver problemas cotidianos

Aunque el rompecabezas sea un juego, en esencia tiene las mismas características que cualquier problema en la vida cotidiana. Para hacer frente a cualquier dificultad es preciso observar, identificar el problema, comparar y encontrar una solución.

Mejora las habilidades motoras

Los rompecabezas son ideales para niños y personas de la tercera edad ya que utilizarán sus dedos para recoger y armar piezas pequeñas y también, porque al buscar la posición correcta de una pieza, mejorarán su destreza motora y física.

Cantidad de piezas según las edades

De cero a dos años, menos de cuatro piezas. Lo mejor cuando son bebés es mostrarle un puzzle de dos piezas que esté hecho, después separar las piezas y enseñarle que para que vuelva a aparecer esa imagen inicial tiene que unir las piezas.

De dos a tres años se puede ampliar el nivel de dificultad, entre cuatro y 12 piezas.

De tres a cuatro años, entre 12 y 22 piezas. Aquí pueden utilizarse puzzles de letras y palabras si ya empiezan a reconocer el alfabeto.

De cuatro a cinco años, entre 22 y 48 piezas.

A partir de los cinco años los niños que ya han jugado con puzzles pueden enfrentarse a juegos de más de 50 piezas.

Por supuesto, no hay límite para seguir aficionándose a los puzzles, tal vez de adultos sean de los que hacen «cuadros» de mil piezas. Esperamos que haya sido de tu agrado este articulo Beneficios de armar puzzles.¡Hasta la proxima!.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here