San Antonio de Padua nació probablemente en Lusitanus (Lisboa). En el barrio más emblemático de la ciudad, allá por el año 1191. Su nombre era Fernando Martim de Bulhões e Taveira Azevedo. Sin embargo lo cambia al ingreso, en 1220, en la Orden de los frailes menores (Franciscanos). Primero inició sus estudios en la abadía agustina, a las afueras de Lisboa. Dónde los frailes agustinos estaban dedicados al estudio de las escrituras. Posteriormente en 1220, tras el asesinato de tres sacerdotes y dos legos en Marruecos, cambió su vida para siempre. En primer lugar, se mudó de orden, a la de los franciscanos. Y en segundo lugar, fue allí donde tomo como nombre Antonio, en honor de San Antonio Abad.

San Antonio de Padua

A San Antonio de Padua se le conoce como el Santo del Amor y como el Santo de las Cosas Perdidas. Para aclarar estas tradiciones están basadas en episodios de la vida de este conocido santo y también en antiguas tradiciones europeas.

San Antonio de Padua: el Santo del Amor

El día de San Antonio es el 13 de junio, que es también el día de la ciudad de Lisboa. El 12 de junio es el día de los enamorados en Brasil. A San Antonio se le atribuye la reconciliación de muchos matrimonios. Por eso en el día de San Antonio se celebran muchos matrimonios en Lisboa y el resto del mundo portugués.

A San Antonio se le asocia con el amor debido a que su día cae durante la Festa Junina. Sin embargo esta termina con la celebración del día de San Juan, que coincide con la antigua tradición europea de celebrar el solsticio de verano, fecha que se relacionaba con fertilidad de la tierra y de sus habitantes.

Las festividades portuguesas y la asociación de San Antonio con el amor y las parejas parecen tener una conexión a las costumbres de la antigüedad, que todavía sobreviven, transformadas, en las prácticas del catolicismo.

San Antonio de Padua: el Santo de las Cosas Pérdidas

A San Antonio de Padua se le llama el Santo de las Cosas Perdidas debido a una historia de su vida en Bolonia. Por lo tanto se dice, que San Antonio tenía un libro de salmos que era muy preciado para él y este contenía las notas y comentarios que usaba en la enseñanza de sus alumnos. Sin embargo un día, un novato que había decidido abandonar sus estudios se llevó el libro. Ciertamente cuando San Antonio se dio cuenta de que el libro había desaparecido, rezó por volverlo a encontrar o que le fuera devuelto. Finalmente el ladrón regresó y devolvió el libro. Posteriormente también se reintegró a la orden religiosa. El libro robado se conserva en el convento franciscano de Bolonia.

Como resultado de estas experiencias, muchas personas le rezan a San Antonio cuando pierden objetos importantes, o cosas a las que tienen gran apego sentimental.

Finalmente este noble hombre, enfermó de hidropesía. La hidropesía es la acumulación de líquido en el peritoneo, que se halla en el vientre, aunque también aparece en los tobillos, muñecas, brazos y cuello. Este síntoma es consecuencia de una deficiencia en las funciones digestivas o en las excretoras de los riñones o de la piel de la persona que la padece”. Por lo tanto debido a esto el 13 de Junio de 1231, en un convento, descansando cuando se dirigía a Padua, entregó su alma al Señor.

Canonización de San Antonio

Posteriormente fue canonizado por el papa Gregorio XI a tan solo 232 días de su muerte, y nombrado “Doctor de la Iglesia” por Pío XI en 1946.

Milagros

Sin duda, se le atribuyen numerosos milagros, entre ellos el haber estado en diversos sitios a la vez, hablar y ser entendido por los peces. Y del mismo modo ser visitado por el Niño Jesús, de ahí su representación en figuras y cuadros.

Día de Fiesta

Su fiesta se celebra el 13 de Junio, y es patrón entre otros, de aquellos que buscan pareja, de los novios y de los matrimonios.

A continuación están algunas de las oraciones más comunes que se le ofrecen a este Santo.

Oración para encontrar el amor

¡San Antonio de Padua!,

Que al sagrado monte acudiste,

Y que en medio de tu aflicción,

Encontraste la luz que el señor te alumbró,

Quien de ti tuvo compasión y te obsequio tres bendiciones:

Que se aclare y difumine el pasado borroso,

puedas encontrar las joyas que se hallan perdidas y,

también el amor puedan llegar a tu puerta, y se quede ahí hospedado,

San Antonio, escucha mis lamentos.

Tu majestuosidad hoy se expande,

Alejando de mi la tristeza, melancolía y la nostalgia,

Y que vea por fin en mi vida el amor resplandecer como nunca.

Tú que vives y reinas por los Siglos de los Siglos,

Amén.

Terminamos esta preciosa oración rezando un Padre Nuestro, para que el creador nos conceda el milagro del amor.

Oración para recuperar lo perdido

¡Oh San Antonio de Padua!,

Ejemplo de alma fiel y bondadosa,

Tuviste que ver a tu padre sufrir las inclemencias de la injusticia,

Tú que sin temor alguno a su  lado siempre estuviste.

Te pido que me mires y me acompañes hoy a mí,

Que voltees tu rostro y tu mirada destellante,

Que ante tus ojos hoy aparezca,

Lo que con tanto anhelo ando buscando.

Que aquel objeto extraviado,

Vuelva a mis manos,

Que lo que en el abandono se encuentre,

Sea por fin buscado,

Y lo ausente, aparezca claramente.

Amén.

Confiando en el poder de la oración y la intersección de la Virgen María, rezamos una Ave María. Quien como resultado en unión con San Antonio escucharan nuestro ruego.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here