Primero sepamos entender que es la ansiedad. La ansiedad por mal que nos parezca es una representación de nuestras emociones ante una posible acción. Es decir, que funciona como un mecanismo de defensa. Precisamente, la ansiedad como tal no es un problema; lo complejo son nuestras formas de reaccionar ante diferentes situaciones que nos presenta la vida o bien situaciones que idealizamos y nos ponemos ansiosos de saber cómo poder resolverlas. Creo que la vida en sí, está llena de acertijos. Pero como tal, no podemos deprimirnos o bajar las fuerzas por no saber cómo enfrentarlas. Aquí te otorgamos tips que te ayudaran a cómo enfrentar la ansiedad.

¿Quién no ha resuelto un crucigrama? No importa si es con ayuda o no. No importa si nos lleva tiempo y hasta nos enfurece nunca poder sacarnos la palabra de la boca. De eso se trata sobrellevar la ansiedad. Encontrarnos frente a un problema, y entender que nos llevará tiempo resolver, pero que independientemente de la manera en que podamos resolverlo, conseguiremos el beneficio de obtener una experiencia y aprender sobre el mismo.

Cómo enfrentar la ansiedad: Tips

Más allá del entendimiento como tal de la ansiedad, existen formas de poder enfrentarla.

En este espacio te entregaremos 5 maneras de cómo enfrentarla.

1)   Cuídate, quiérete.

Es una de las maneras de cómo enfrentar la ansiedad, mas importantes. Esto influye el 100% de tu estado de ánimo. Si nos sentimos bien y estamos bien, la ansiedad no va a aparecer. Hace yoga, meditación; hoy en día contamos con la posibilidad de encontrar fácilmente lugares accesibles para poder realizarlo.

¡Pero no te deprimas si no estás con esa onda! No hace falta hacer un curso para sentirte mejor, puedes salir a caminar. A un parque, una vuelta a la manzana, una recorrida al barrio. Se trata de que el sol entregue su energía. Porque no solo fortalece nuestro sistema inmunológico, sino que está comprobado que mejora nuestro estado de ánimo ya que los rayos UV aumentan la producción de serotonina.

La alimentación influye muchísimo, y forma parte de cuidarte. Si nos encanta los chocolates, facturas, comida chatarra, porque mentir si es sabroso pero probemos con convencernos con los colores. Desayunar un tazón de frutas llenas de vivos colores y comer una ensalada llena de tonalidades diferentes nos hace sentir un poco más alegres, más vivas, y te aseguro que es aún más sabroso de lo que se ve.  

Aparte recuerda que le estamos entregando al cuerpo lo que realmente se merece por habernos aguantado tanto tiempo nuestros castigos. Le damos proteínas, fuerzas y muchas ganas de continuar mimándolos.

Cómo enfrentar la ansiedad

2)   No te adelantes.

Muchas veces nuestra ansiedad se ve reflejada en querer sacar conclusiones muy adelantadas a nuestra realidad y ahí está el problema, se nos hace imposible poder resolverla si claramente no tenemos las herramientas para poder hacerlo. Porque falta mucho para el futuro e irónicamente nunca llegamos.

Mi consejo para que nos tome de sorpresa, y nos pongamos mal es armar un plan, una lista con cosas que pensemos que vamos necesitar para ese momento. Tomate el tiempo para poder pensarlo, analizarlo y para poder saber que tenemos los utensilios para poder sobrellevar la carga de ese momento a futuro que tanto nos pone ansiosas

3)   Enfrentar el miedo.

Los temores nacen a causa de no conocer mucho de aquello que nos atormenta. Lo que pedimos en este punto es todo lo contrario. Tenés un problema, no lo conviertas en Tabú, hablálo, analízalo, plantea posibles soluciones, ejecuta alguna y luego decidí si estas conforme con el resultado para luego sino, volver a plantear otra posible conclusión. Siempre podemos volver atrás, siempre hay manera de poder mejorar una situación pero muchas veces, nos hacemos problema por cosas que no merecen nuestra preocupación.

A veces un mejor enfoque de nuestros problemas ayudan a reducir nuestra ansiedad. Cuando creas que no hay salida, que no hay solución háblalo con una persona de confianza ya que esa persona nos brinda una visión diferente de nuestro problema y va a demostrarnos que estamos sobre analizando un contexto más sencillo de lo imaginamos. Compartir nuestras emociones nos ayuda a poder encontrar la salida.

4)   Miremos el vaso medio lleno.

Tratemos de siempre destacar nuestras cosas positivas. No nos embarquemos en concentrarnos en lo que no tenemos o no podemos porque quizás lo que conseguimos es mucho más valioso que aquello que anhelamos, por ejemplo, si te despidieron de tu trabajo centrarnos en lo positivo nos hará ver que un nuevo empleo nos habilitará a nuevas emociones, nuevas experiencias y más amigos por conocer.

5)   Aceptemos.

Aceptar quizás es la palabra más corta y más sencilla de escribir. Pero irónicamente es la más complicada de sentir. La vida nos muestra un camino, como dijimos llenos de acertijos pero muchas veces nuestra ansiedad refleja una nueva realidad y somos humanos, y somos mujeres. Nos cuesta muchísimo cambiar nuestra comodidad, y digo comodidad, porque ya nos acostumbramos a dónde estamos y cómo nos manejamos cotidianamente pero debemos pensar que quizás a esta nueva realidad que nos ofrecen es diferente pero no quiere decir imposible.

Aceptar lo nuevo, lo diferente se hace de la misma manera que cuando resolvemos un problema, teniendo las herramientas, pensando en soluciones de cómo hacer cómoda esa nueva realidad. Estableciendo nuevos lazos de amistad con ese fondo oscuro y desconocido, precisamente para que podamos sentirnos en un nuevo hogar.

Cada situación nueva, es una manera de seguir creciendo y mostrándonos que somos capaces de adaptarnos a todo lo que nos enfrenta la vida. Inclusive, aunque nos muestre una vida sin esa persona que tanto queremos.

Como conclusión, la ansiedad no es un problema físico es un problema mental. Debemos poner en practica tips de cómo enfrentar la ansiedad. Ya que el querer estar mejor, depende de nosotras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here