La ciruela resulta muy apetecible en primavera y verano. Es el fruto del ciruelo (Prunus domestica), un árbol perteneciente a la familia de las rosáceas y al género prunus, al igual que el melocotón y el almendro.

Las variedades europeas, luego llevadas a América, tienen su origen en la zona del Cáucaso, mientras que las orientales derivan de China.

Allí la ciruela simboliza el tesón frente a la adversidad, pues florece en invierno, mientras que en Japón representa la riqueza y la abundancia, acaso porque sus flores anuncian la primavera.

la ciruela

Se sabe asimismo que los antiguos egipcios ya las cultivaban y que las desecadas formaban parte de las provisiones para el más allá que se depositaban en las pirámides.

Conocidas por evitar el estreñimiento y facilitar el tránsito intestinal, las ciruelas además de contener mucha fibra poseen muchas más propiedades nutricionales que cuidan y protegen la salud de nuestro organismo porque aportan calcio, potasio, cobre, zinc y vitamina A, C y K. Además son poco calóricas, 100 gramos de ciruelas nos aportan 240 calorías, según la FAO (la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura).

Beneficios

  • Energía física y mental. La ciruela está especialmente indicada para obtener un mejor rendimiento físico e intelectual en las labores normales o en periodos de actividad momentáneamente más intensa (estudiantes y deportistas).
  • Buen estado de la piel, de las mucosas y de la vista debido al buen aporte en vitamina A.
  • Acción antioxidante frente a los radicales libres que dañan principalmente las arterias y las neuronas, además del ADN del núcleo celular, gracias a su contenido en vitamina E y C. Otros componentes de efecto antioxidante son las antocianinas, pigmentos que le proporcionan su característico color, sobre todo en las variedades rojizas y moradas.
  • Alivia la retención de líquidos, debido a su abundancia en potasio, que interviene en la actividad muscular y en el equilibrio hídrico del organismo.
  • Su efecto diurético también la hace útil en caso de reumatismo, gota y enfermedades renales (excepto en caso de litiasis, debido a su contenido en ácido oxálico, sobre todo en variedades azuladas). 
  • Buen funcionamiento celular debido a la presencia de diversos oligoelementos: cobre, manganeso, selenio y cinc.
  • Desintoxicante. Por su efecto laxante puede aliviar el estreñimiento funcional y aligerar la carga del hígado.

Una cura depurativa: dos vasos de zumo al día

El zumo extraído de la ciruela depura y tonifica el organismo, por lo que resulta adecuado para llevar a cabo curas, tanto en primavera como en verano.

Basta tomar un vaso dos veces al día, antes de las comidas, para obtener buenos resultados.

Para elaborar un cóctel, se extrae el zumo de medio kilo de ciruelas y se añade una cucharada sopera de zumo de naranja y una cucharadita de miel.

Cómo tomarla contra el estreñimiento

Una forma de combatir el estreñimiento y proteger al mismo tiempo la mucosa intestinal es incluir la ciruela en el desayuno, ya sea fresca, seca, en compota o en forma de mermelada.

Añadir ciruela al yogur es una buena combinación. En el caso de estreñimiento pertinaz, otro procedimiento consiste en dejar en remojo varias ciruelas pasas en agua toda la noche. A la mañana siguiente se comen las ciruelas y se bebe también el agua.

 Recetas

Bizcocho francés de ciruelas

Ingredientes

  • 20 ciruelas
  • 4 huevos
  • 80 g de azúcar
  • 100 g de harina
  • 150 mL de nata
  • 100 mL de leche
  • 45 g de mantequilla
  • 20 g de azúcar glas

Procedimientos

  1. Precalienta el horno a 180o C.
  2. Lava las ciruelas, córtalas por la mitad y retírales el hueso. Colócalas boca abajo sobre un molde redondo forrado con papel encerado.
  3. En un tazón coloca los huevos y bátelos hasta que esponjen. Agrega la harina poco a poco para que no queden grumos. Vierte la leche y la nata, y bate hasta integrar por completo.
  4. Añade el azúcar y la mantequilla. Continúa procesando hasta obtener una masa suave. Vierte la mezcla en el molde con las ciruelas, cuida de no moverlas.
  5. Hornea por 40 minutos.Retira del horno y deja enfriar completamente.
  6. Espolvorea con azúcar glas para servir justo en el momento.

Mermelada de ciruela con mora azul

Ingredientes

2 tazas de ciruela troceada

1 taza de mora azul

2 1/2 tazas de azúcar

1 taza de agua

Procedimiento

Coloca todas las frutas junto con el azúcar y el agua en una olla. Cuando notes que comienzan a hervir, baja la flama al mínimo y cuece por 30 minutos.

Permite que enfríe y envasa.

Tarta de ciruelas

la ciruela

Ingredientes

500 g de ciruelas

100 g de harina

100 g de azúcar

250 g de nata líquida

50 g de mantequilla

70 mL de leche

5 huevos

1 cucharada de esencia de vainilla

Procedimiento

En un tazón coloca los huevos y bátelos hasta que empiecen a esponjar. Agrega el azúcar y la esencia de vainilla, sigue batiendo hasta que se mezclen perfectamente y se empiece a formar espuma.

Incorpora la leche, la nata y la mantequilla a temperatura ambiente. Sigue batiendo hasta que todos los ingredientes se integren en absoluto. Añade la harina poco a poco para que se mezcle por completo. Tapa el tazón con plástico film y refrigéralo por una hora.

Entretanto, lava las ciruelas, córtalas a la mitad y quítales el hueso. Pártelas en medias lunas delgadas. Enharina un molde y coloca las ciruelas en forma de abanicos, cúbrelos con la masa y lleva al horno precalentado a 180 °C por 40 minutos. Permite que enfríe totalmente, desmolda y sirve.

Fajitas de pollo con nueces en salsa de ciruelas

Ingredientes

500 g de fajitas de pechuga de pollo

1/4 de taza de ciruelas pasas

Dos cucharaditas de fécula de maíz

2 pimientos morrón cortados en trozos

Dos cebollas cortadas en trozos

1 diente de ajo picado

2 cdas. de salsa de soya

1 taza de nueces en mitades

Procedimiento

  1. Licua las ciruelas con el caldo, la fécula de maíz y la salsa de soya hasta que estén integrados; reserva.
  2. Calienta un poco de aceite en una sartén, agrega los pimientos y las cebollas; cuando estén suaves, retíralos y escúrrelos; desecha la grasa.
  3. En la misma sartén calienta más aceite, integra el pollo y el ajo y cocina hasta que la carne esté cocida.
  4. Vierte el licuado de ciruela; cuando hierva, añade los pimientos, las cebollas y las nueces; revuelve y cocina 1 minuto más para que espese.
  5. Sirve con arroz cocido al vapor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here