¿Qué es el cuello uterino y cómo se produce el cáncer?

Síntomas del cáncer de cuello uterino que no conocías: El cuello uterino es también conocido como el cérvix, lugar ubicado en la parte más baja y angosta del útero. Es aquí donde crece el feto. El mismo actúa como conexión entre el útero y la vagina, formando el canal de parto.

Cáncer de cuello uterino

Cuando en él las células sufren un crecimiento anormal (tejido precanceroso), se producirá, con el tiempo, luego de una serie de cambios celulares progresivos, el cáncer uterino. Esto no quiere decir que toda célula anormal devenga en cáncer, ya que muchas de ellas pueden desaparecer por sí solas o incluso ser extirpadas sin daño alguno al útero, pero hay otras que, por el contrario, pueden transformarse en cancerosas, produciéndose el tumor.

El mayor problema de esta clase de cáncer es que no presenta síntomas en su etapa temprana (conocida como precáncer), razón por la cual es de suma importancia que las mujeres se hagan controles ginecológicos periódicos.

Cuando las células se convierten en un cáncer sí se pueden sufrir una serie de síntomas; que te nombraré a continuación con la intención de que le puedas prestar atención y; si estás sospechando que algo anda mal, acudas urgentemente al médico para evitar el crecimiento de las células o la enfermedad misma.

Síntomas del cáncer uterino

El sangrado inusual es el más común de los síntomas de este cáncer. Si eres una mujer con ciclos menstruales regulares debes prestar suma atención si produces sangre entre períodos o posterior al coito. Por supuesto que si eres irregular debes asistir al médico para saber las causas de esa irregularidad y, eventualmente, tratarla como sea pertinente. Recuerda que está bien ser precavida.

 Los dolores pélvicos, esos que muchas hemos sentido o sentimos durante la menstruación, son también síntomas con los que hay que estar muy atenta, ya que cuando estos dolores o calambres duran más o son más intensos, pueden estar avisando algo más importante.

 También es importante que le prestes atención al flujo vaginal. Éste es normal cuando no es muy frecuente, cuando no presenta ni color ni olor. Por lo tanto, cuando las condiciones de segregación del mismo no cumplen con las características que aquí te menciono; nuevamente debes consultar sin falta al médico.

Puedes incluso sentir distintos tipos de micción. Una de ellas es la “micción incómoda”, la misma se da al sentir molestias, como picazón, al orinar. El mayor problema con estos síntomas es que muchas veces pueden ser confundidos con los de la infección vaginal. Debes diferenciarlos por su duración: visita al médico cuando la micción se vuelva duradera.

La misma también puede ser una “micción irregular”, cuando además de la incomodidad puedes empezar a cambiar tus períodos de orina; es decir, puedes empezar a sufrir incontinencia o, por el contrario, empezar a orinar muchísimo más seguido.

Si empiezas a sentir dolor o incomodidad al momento de tener relaciones sexuales también es aconsejable que visites a un médico que pueda establecer la causa del mismo; ya que en algunos casos esto ha sido un síntoma de cáncer.

Por último, puedes llegar a sentir dolor e hinchazón en las piernas, producto de la hinchazón misma del cuello uterino; lo cual evita que la circulación de la sangre funcione con normalidad.

Posibles causas del cáncer de útero

Una causa conocida que provoca el riesgo de sufrir cáncer el haber tenido infección por el Virus del Papiloma Humano, mayormente conocido como VPH; La misma es una enfermedad de transmisión sexual mucho más común de lo que uno piensa. Normalmente no presenta síntomas, por lo cual es muy importante que te realices controles (papanicolau) para detectar a tiempo; ya que si la misma perdura por más de dos años puede desarrollar lesiones precancerosas.

Hay que tener en cuenta que la genética es un “factor de riesgo”, ya que aquellas mujeres que tienen historia familiar de cáncer tienen, a su vez, mayor posibilidad de contraerlo.

Por lo mismo te repito, si sabes que ha habido casos de cáncer de útero en tu familia; realízate chequeos médicos, no es perder el tiempo si puede curarte o salvarte.

Tener sobrepeso, además de todas las consecuencias físicas que acarrea, también aumenta la posibilidad de desarrollar cáncer de cuello uterino, por lo que debes tener en cuenta que cuidar tu alimentación no es sólo una cuestión estética.

Así mismo, el riesgo aumenta en mujeres que han utilizado mucho tiempo las pastillas anticonceptivas o aquellas que han tenido muchos hijos.

Si estás en alguno de estos grupos, tanto de posibles causas como de síntomas, debes acudir a tu ginecólogo y realizarte, periódicamente, Paps (papanicolau); el cual es un procedimiento sencillo y rápido que ayuda a detectar lesiones en el cuello uterino (aconsejable, sobre todo, a mujeres entre los 35 y 65 años).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here