Truman Capote

Truman Capote es un escritor que no solo se ha destacado por su excelencia en la escritura. Sino también porque fue un pionero en una nueva y atrapante forma de ver el periodismo y la literatura. Esto es visto en su libro “A sangre fría” el cual es, desde mi perspectiva, una de las obras más atrapantes que he leído.

Él logró, de manera brillante, un nuevo periodismo literario o más conocido como novela de no ficción. Estoy hablando de una narrativa en forma de novela que parece ficcional, dónde el autor describe un hecho real sin omitir ni un mínimo detalle. Por lo tanto, podemos hablar de una novela en donde permanentemente interactúa la literatura y el periodismo.

A Truman Capote lo podemos definir como un innovador. Porque indudablemente ha creado un nuevo paradigma respecto de este género. Cuya invención y desarrollo, le ha costado (según sus propias palabras) en cierto modo la vida.

Truman Capote

Truman Capote: La génesis de “A sangre fría”

Recuerdo que al finalizar por primera vez la lectura de este libro, me preguntaba cómo pudo ser posible la construcción de tan maravilloso relato. Y es por eso que, para apreciar aún más la lectura, es interesante dar cuenta de cómo fue el nacimiento de esta obra.

Tras enterarse a fines de 1959 de la noticia del múltiple asesinato de la familia Clutter en un pequeño pueblo de Kansas (Holcomb). Capote mostró su rápido interés en el caso. Y así fue como, sin imaginar la obra maestra que estaba por escribir, viajó hasta el lugar. Y digo esto, dado que “A sangre fría” fue transformándose y tomando nuevos tintes conforme la obra iba desarrollándose.

Hay que tener en cuenta un punto importante para entender el desarrollo de este libro y que se ve en manifiesto en la obra. Y es que los hechos que motivan el escrito, ocurren en un pequeño pueblo. Totalmente desconocido para la mayoría hasta ese momento, y en una época (1959) en que leer una noticia así era muy chocante y a la vez extraño.

Nacimiento

Hoy en día cuando ocurren hechos de estas características. Si bien llaman la atención, son tomados con otra naturalidad, totalmente distinta a la de ese entonces en dónde era algo totalmente impensado y nuevo. Nadie sabía cómo reaccionar ante un hecho semejante.

Dada esta circunstancia, Truman Capote buscó no simplemente relatar el hecho sucedido. Sino recrear como estos asesinatos repercutieron en ese pueblo. Cómo fue tomado por sus habitantes y la transformación que un hecho de estas características, provocaron en el lugar.

Por tal motivo la obra fue tomando muchos matices. De lo que podría haber sido un simple relato. Capote lo transformó en una reconstrucción exacta (como si fuese una novela totalmente ficcional pero real) del pueblo, sus habitantes, sus formas de pensar. Los hechos que ocurrieron aquella noche de los crímenes y finalmente una reconstrucción del perfil de los asesinos.

Así nacía “A sangre fría”, una obra que iba a llevarle a Capote seis largos años y que se vio influenciada por un hecho clave que en un primer momento el escritor no contaba: la detención de los culpables.

Esto hizo que se extendiera la publicación (1966), dado que el mismo autor creía necesario reflejar el perfil de los culpables para así concluir con un broche de oro su escrito. Había aparecido una nueva arista en su trabajo y era justamente conocer a estos hombres, adentrarse en sus vidas, formar parte de su entorno íntimo y así darles un lugar preponderante en el libro.

Algunos datos para tener en cuenta

Para darle aún más valor a la obra, hay que destacar algunos hechos importantes que marcaron su conformación. Y que no se pueden pasar por alto para entender la importancia que tiene en la literatura. Además, hay que considerar de manera particular, lo que significó para el mismo autor llevar a cabo este trabajo y las repercusiones que tuvo en su vida.

Al llegar al lugar de los hechos, encontró un ambiente totalmente sombrío y hostil para con él.

Tal como mencioné en un comienzo, un hecho como el ocurrido, sembró muchas dudas en el pueblo. Fue acompañado por temor. Desconfianza y mucho hermetismo de la sociedad. Cabe destacar que estos asesinatos, por la repercusión mediática que tuvieron, hicieron que un pueblo totalmente tranquilo, se viera revolucionado en todos los ámbitos posibles.

Personalidad de Capote

Capote era un hombre con una personalidad muy llamativa, arrolladora que fácilmente hizo que todos se percataran de su presencia. Y esta situación (justamente por el estado de nerviosismo que había en la población) hizo que en un comienzo no causara una buena impresión en los habitantes y fue su primera dificultad.

Con el tiempo se ganó la confianza de las personas que le brindaron mucha información para su libro, en particular Alvin Dewey, el encargado de supervisar las tareas de investigación del caso. Capote con mucho tacto para hacer sentir cómodas a las personas y generar esa confianza que tanto necesitaba, las entrevistaba sin tomar notas y luego, finalizado el día, anotaba la información importante con la ayuda de la escritora Nelle Harper Lee, quien lo acompañaba en su investigación.

Detección de los asesinos

La detención de los asesinos Dick Hickock y Perry Smith fue un hecho que marcó este libro, porque para el mismo Capote, no se le podía poner un punto final sin dedicarle un espacio importante a estos nuevos personajes en cuestión. Ya no era suficiente reconstruir el perfil de las víctimas y del pueblo, sino que ahora Capote abrió sus horizontes y decidió conocer a estos hombres. Este era el broche de oro para su trabajo.

Tras la ejecución de los culpables, Capote presente en el lugar, no pudo evitar llorar. Tal fue su vínculo con estas personas qué tras escribir el libro, parte de su vida había terminado. Fue desde ese entonces que su salud comenzó a deteriorarse y culminó con su fallecimiento en 1984. En una entrevista afirmó: “Escribir el libro no me resultó tan difícil como tener que vivir con él”.

A modo de cierre

Para concluir esta nota voy a hacer una apreciación personal de lo que pienso sobre este libro. Truman Capote llevó a cabo un estilo literario vinculado al periodismo de reconstrucción. Es decir. Tomarse el trabajo de reconstruir de inicio a fin una historia llena de aristas, teniendo su punto partida la noche de los asesinatos y culminando el mismo día en que se ejecutaron a los culpables.

Cuando hablo de reconstruir, aludo a todo el contexto general que envolvió a los hechos, que no se concentra meramente en los asesinatos, sino en todo lo que rodeaba al pueblo protagonista sin obviar ningún detalle.

Opinión personal

“A sangre fría”. Es un libro brillantemente escrito. Un modelo perfecto de conjunción de las técnicas periodísticas y literarias que permitió obtener un producto realista con alta potencia expositiva.

Hablar de este libro es describir una narrativa increíblemente potenciada por la investigación del autor en que nos muestra en detalle y con hechos reales, la historia de un atroz asesinato y sus consecuencias.

Uno de los puntos más altos que tiene el libro son las entrevistas con los mismos asesinos de la familia Clutter. En dónde se ve claramente quienes eran Dick y Perry, mostrando incluso rasgos bien definidos de su personalidad. Aquí Capote da una lección con maestría de cómo se lleva a cabo una entrevista.

Por muchos de estos detalles desde lo narrativo que van surgiendo conforme uno lee la obra, es que me atrevo a recomendarla. Ya que, en todo momento, uno encuentra fundamentos claros para adentrarse de lleno en la historia, admirar a Capote y su genial escritura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here