En estos momentos a muchos nos ha tocado dedicar un espacio del hogar para desarrollar nuestra actividad profesional. Lo cual no ha sido nada fácil. Muchos trabajamos con nuestras portátiles en nuestra cama. Pero ya cuando realizamos teletrabajo por 8 horas diarias, se ve afectada nuestra salud entre otras cosas.

Lo ideal es que ese espacio consista en una habitación completa e independiente que no se dedique a otro uso doméstico, pero si tu casa es pequeña o tu familia grande, siempre puedes optar por crear espacios individuales. Síguenos leyendo.

Ubica el lugar ideal

Debemos buscar un lugar tranquilo de la casa y lo más insonorizado posible, esto favorecerá la concentración y evitará las distracciones. Pero también debes asegurarte de que vas a tener una buena conexión a internet –ya que estos días hay problemas de sobrecarga– y enchufes cerca para conectar los equipos.

Separación

Se debe hacer una separación eficaz que haga que tanto tú como el resto de personas que viven en casa, sepan que ahí se está trabajando y que durante tu jornada laboral no se te puede molestar.

Organización y orden

Mantener el material organizado para tenerlo a nuestro alcance cuando lo necesitemos puede ayudarnos durante el teletrabajo.

Sé inteligente a la hora de ordenar la mesa y sitúa en los espacios que están más a mano lo que utilizamos más a menudo. Además, puedes utilizar etiquetas para encontrar rápidamente las cosas. Y cuando acabes la jornada laboral, es recomendable guardar todo en su sitio para desconectar nuestra mente y poder descansar.

Mobiliario ergonómico

De lunes a viernes tu jornada de teletrabajo debe realizarse en un espacio lo más similar posible a tu oficina tipo. Por lo tanto, tu espacio de teletrabajo debe contar con un buen escritorio, unos muebles auxiliares funcionales y, lo más importante de todo, una silla operativa cómoda y ergonómica. 

Modelo, Oscuro, Vintage, Mujer, Ansiedad, Amenazado

La postura debe ser la siguiente: debe tocar el piso con ambos pies de forma que queden apoyados, debe tener la pantalla justo en frente para que su torso no deba girarse y su espalda debe estar derecha, de forma que su espalda y sus muslos formen una L.

Vestimenta

¡Olvídate de la pijama! vestirte con un look adecuado a tu nuevo espacio de trabajo es una de las formas en que tu cerebro percibe que debe estar listo para hacer tus labores.

Iluminación

Debemos asegurar una iluminación ambiente suficiente para evitar los contrastes en nuestro campo visual, que causan fatiga ocular, por lo que siempre tenemos que complementar la luz natural con luz artificial. Debemos también combinar la luz directa para trabajar en papel con la iluminación indirecta para trabajar en la pantalla.

La cantidad y la calidad de la iluminación es esencial para mejorar nuestra concentración, el estado de ánimo y el sueño, debemos tener presente que una correcta iluminación puede incrementar nuestra productividad hasta en un 5%.

Horarios

Define un horario de inicio, un horario de descanso, hora de comida, y hora de finalización. No tan solo para limitarte y no acabar trabajando hasta muy tarde. Sino para que tu cerebro entienda que no ha salido de la rutina.

Realizar pausas activas

Las pausas activas consisten en una rutina corta de ejercicios específicos y simples que deben realizarse cada dos horas durante 10 minutos.

Teletrabajo

Algunas pausas activas que se pueden realizar son:

Movimientos de adelante hacia atrás y circulares con la cabeza para relajar su cuello.

Movimientos circulares con los hombros.

Pararse y mover la cadera en círculos.

Estirar los brazos y hacer movimientos circulares con las muñecas

Abrir y cerrar las manos, extendiendo los dedos

Poner música y caminar alrededor de la sala u habitación

Fijar su mirada en un punto lejano y cercano para descansar los ojos de la computadora.

Crea objetivos diarios

 No solo debes plantearte metas diarias, semanales y mensuales; es bueno que las escribas, las tengas a la vista y te esfuerces por lograrlas. Las primeras veces que hagas teletrabajo puedes empezar a establecer el tiempo que te tomará cada una de ellas y así organizar mejor tus horarios a futuro.

 Esto te permitirá ser cumplido con las exigencias y necesidades de la compañía o el cliente para el que trabajas y también poder definir cuáles serán tus horas de trabajo

Mantén una actitud positiva

 Trabajar desde casa tiene sus ventajas: hace posible que pases más tiempo con la familia, evitas los atascos de ida y vuelta, puedes prepararte las recetas más sanas o los postres más dulces, apuras unos minutos más el despertador, dedicas más tiempo para ti.

Otras recomendaciones

No se debe trabajar desde la cama

Debido a que se crearan vicios de postura, que pueden traer afectaciones a la salud. Adicionalmente tener la portátil en la cama, la recalentara.

Mantener los líquidos en termos cerrados

Se deben tener los líquidos en termos cerrados, o usar pitillo debido a que esto reducirá el riesgo de que se rieguen sobre el computador, y el de ocasionar alguna caída.

Evita las redes sociales

Las redes sociales están diseñadas para que puedas abrirlas y consultarlas en un instante, pero si estás trabajando, esto puede ser perjudicial para tu productividad.

Socializa

Estás trabajando desde casa, no desde la luna. Interactuar con otras formas de vida durante el día está permitido, incluso si no son colegas de trabajo. De hecho, es una excelente idea ver a otras personas durante el día cuando pasas tanto tiempo solo.

Higiene

La higiene es muy importante en este proceso. Cuando te levantes debes ducharte, pues estás lanzando el mensaje a tu mente y tu cuerpo que «el día ha empezado». Esto parece fácil y obvio, pero con el paso de los días observarás que quizá tu mente y tu cuerpo quieran adquirir nuevos hábitos y debes estar alerta frente a esto.

Para muchos trabajar desde casa es un tema nuevo, para otros no tanto. Lo importante es que sepas diferenciar tus horarios, los respetes y no te desanimes.¡ Hasta la próxima!.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here