Yehuiah protege a las personas nacidas entre el 3 y el 8 de Septiembre. Significa «Dios que lo sabe todo» y simboliza el trabajo, la vida profesional, la ambición y el poder. Es un ángel femenino que simboliza el trabajo y la subordinación. Este ángel de la guarda te otorga autoridad, el arte de mandar y ganarse el respeto y la obediencia, una verdadera alma de líder.

 Puedes afrontar la adversidad con facilidad. Las personas nacidas bajo su protección suelen ser personas afortunadas por naturaleza. Optimistas y serenos, viven su vida sin preocuparse. Su intuición altamente desarrollada les permite tomar siempre las decisiones correctas.

Características de los protegidos

Los influenciados por del ángel Yéhuiah se distinguen por tener un espíritu emprendedor y creativo logran sacar adelante casi cualquier proyecto que se fijan. Son personas optimistas, combativas y ordenadas, las cuales se destacan en los campos administrativos.

Son enemigos asiduos de la mentira y la traición, es por ello que no suelen rodearse de muchas personas, pues prefieren calidad que cantidad. Racionales, cariñosos, sensibles y temperamentales.

También querrán cumplir con sus obligaciones, son personas optimistas y ordenadas. Si no siguen su camino puede convertirse en personas insubordinadas, provocando sediciones y rebeliones.

¿En qué nos ayuda?

El ángel guardián Yehuiah te protegerá de la desobediencia, así como de cualquier dificultad relacionada con la autoridad y la cadena de mando. Te mantendrá alejado de la confrontación, la rebelión, la agresión, la resistencia y cualquier negativa a cumplir las órdenes. También te ayudará a cambiar tu actitud si tienes tendencia a objetar las órdenes que te dan desde arriba.

Te ayudará si no puedes mantener la cadena de mando o si tienes tendencia a rechazar o a renunciar a los puestos de liderazgo. Además, te ayudará si tienes tendencia a imponer tu influencia o tu voluntad a los demás o si te comportas como un tirano.

Yehuiah te mantendrá alejado de la deslealtad que está escrita en tu composición genética y en tu subconsciente. También te guardará de la inflexibilidad, el desdén, la objeción, la rabia, el abandono, el engaño, el tener múltiples deseos a la vez, y de ser superado por la inutilidad y de ser empujado a los márgenes. Él te ayudará si te falta lealtad, confianza en ti mismo, o la fuerza moral para hacer lo correcto. También te ayudará si tienes problemas con tu ego.

El ángel Yehuiah librará tu mente de cualquier sentimiento de inferioridad o superioridad. También te ayudará a cambiar tus costumbres si disfrutas de placeres vanos o si abusas demasiado de tu poder.

Este ángel se relaciona con la sabiduría y el conocimiento de todas las cosas.

Debe ser invocado para destruir los proyectos de nuestros enemigos, así como para recibir protección en los planes propios.

Protege contra las acechanzas de los malvados y eliminar nuestro lado oscuro.

Protege contra la tentación de rebelarse y combatir los poderes legítimos.

Yehuiah nos ayuda a eliminar nuestro lado oscuro.

El positivismo y la buena energía los caracteriza, y los influenciados bajo el poder del ángel Yéhuiah se distinguen por tener un espíritu emprendedor y creativo logran sacar adelante casi cualquier proyecto que se fijan.

Es un Nombre de gran fuerza, voluntad y determinación.

Nos da una gran energía para nuestro progreso espiritual.

Nos da poder para encarar las pruebas que nos aguardan en el camino.

Este Nombre y ángel purifica nuestra alma, elimina nuestros complejos y traumas.

Salmo para invocarlo

Para invocar su fuerza y poder, primero reza el salmo o salmos elegidos, después llámalo por su nombre y por último realiza la petición concreta que quieres hacerle.

» Pues que a sus Ángeles mandara acerca de ti, Que te guarden en todos tus caminos.»

Plegaria

YEHUIAH : Dios que conoce todas las cosas.

El Eterno conoce el pensamiento del hombre y sabe de su vanidad.

YEHUIAH : Señor, he recorrido un largo camino del lado de la ley; he sido tu

instrumento y me has manipulado a placer.

Si es tu voluntad el que ahora conozca la perversidad de tu reino, vela desde lo alto,

YEHUIAH, para que aprenda las lecciones que debo asimilar y no me extralimite en las

atribuciones maléficas de que me has dotado.

Quiero moverme en el límite de tus exactos designios; quiero que mi incursión en la

columna de las tinieblas sea un episodio, un interludio, un intermezzo, una distracción

en la gran ópera de mi existencia.

Y una vez aprendidas las lecciones que tu voluntad me ha asignado, pido tu ayuda,

Señor, para que pueda volver a la columna de la luz y, ya en ella, pasar al pilar del

centro, a fin de ser fundamento y base de tu esplendoroso universo.

YEHUIAH exhorta :

No estabas acostumbrado, peregrino, a moverte entre traidores, entre los que maquinan,

los que conspiran, los que derrocan.

Instalado en tu plaza fuerte del bien, te veías halagado, estimado, festejado por la tierra

y por el cielo. ¿ Conservarás ahora tus virtudes? ¿Serás el ejemplo, peregrino, en esta

sociedad en la que te he colocado ?

Esta es tu prueba, y desde lo alto contemplo tus tejes y manejes.

Alrededor de ti nada es sólido porque una de las propiedades del mal es la de destruirse

constantemente a si mismo.

En esas arenas movedizas, ¿establecerás tu felicidad, tu mansión, tu célula familiar y

social, como hacías antaño, cuando laborabas en las esferas de la legalidad ? ¿ O por el

contrario marcharás errante en busca de la justicia perdida ? Si alzas la cabeza hacia

arriba, sabrás que todo es un juego.

Un juego reservado a los que, como tú, se encuentran, en la última singladura humana,

antes de conquistar la inmortalidad.

Desde lo alto te contemplo, peregrino, con inmenso amor, con inmensa ternura; con el

alma divina en vilo, esperando, esperando

que no te identifiques con ese esplendoroso océano de tinieblas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here