Historias paranormales:

Las historias paranormales, han estado con nosotros desde tiempos remotos. El día de hoy contaremos algunas experiencias narradas por quienes las vivieron en carne propia. Síguenos leyendo.

El cuarto vacío

Vivo en un apartamento de 3 habitaciones junto a mi mama, mi padre y mi hermanito, por lo que solo ocupamos 2 cuartos. En el último cuarto, que es “el cuarto vacío” coloque a mi gato.

En realidad es el cuarto del gato. Pero solo duerme allí cuando lo encerramos por las noches, ya que se ha dado a la tarea de rasgar el mueble, cosa a que a mi madre le enfada.

Un día cualquiera a eso de las 11 am, subió la vecina del piso de abajo a reclamarnos que escuchaba golpes en las paredes. Me sorprendió escucharla ya que lo que habíamos hecho todo el día era ver televisión.

Sin embargo, ella insistía en que hacíamos mucha bulla. Por lo que le pregunte ¿En dónde escucha Ud. el ruido?, y ella me respondió: El ruido es en el último cuarto.

Precisamente nuestro cuarto vacío, se encuentra arriba de la habitación donde duerme esta señora. Le indicamos que el cuarto estaba vacío, y en ese momento ella se sorprendió, y palideció, sin ganas de volver a reclamar.

Días después, la señora se encontró con mi padre y le volvió a reclamar. Mi padre le insistió que el cuarto estaba vacío, y que podría ser ruido del piso superior al nuestro, sin darle mucha importancia.

A pesar de todo, cuando mi padre subió y me conto riendo lo sucedido, refiriéndose a que la señora ya estaba muy mayor, le oculte que la noche anterior cuando ellos habían salido yo escuche como si alguien se encontrara en esa habitación.

La señora que cruza la calle

Una noche regresando del trabajo junto a mi madre, nos tocaba cruzar la avenida. Al cruzarla nos faltaría poco caminar para ingresar al edificio.

Esa noche no tenía nada particular, había gente en la calle, e incluso todavía se encontraba el puesto de hortalizas abierto, en el cual estaban recogiendo poco a poco, detrás de nosotros.

Al intentar cruzar yo me encontraba del lado derecho de mi madre, percatándome de que no vinieran carros para cruzar. En ese momento me percaté de que en su lado derecho no tan lejos había una señora mayor, alta, con chaqueta que parecía también querer cruzar.

Yo volteada reiteradas veces, ya que quería aprovechar la oportunidad para cruzar con ella. Pero mi sorpresa fue que al mirar la última vez ya no se encontraba.

No le quise hacer comentarios a mi madre, sobre lo que vi, hasta que entramos al edificio, ya que ni siquiera podía hablar. Me puse a pensar que en realidad, esa señora no tenía manera de cómo ir a algún lado, sin que la viéramos. Al contarme a mi madre, me asuste más, ya que ella en ningún momento la vio.

El gato que se desdobla

En la cocina de mi casa, siempre me acompaña mi gato. En una oportunidad vi desde lejos, quizás a un metro de distancia, que se encontraba en un lugar cerca de la ventana, donde siempre suele ponerse a recibir sol.

Al ver que mi hermano, entro en la cocina y paso de largo, por el lugar en donde vi al gato, le pregunte ¿Qué se hizo el gato? A lo que él me respondió ¡acabo de dejarlo en su cuarto!.

Cosas como esta me han pasado varias veces con él. No solo yo, también mi madre ha tenido experiencias con él.

Cuando hay personas en la cocina, él les pasa por las piernas. Uno de esos días mi mama pego un grito porque él lo hizo, pero al mirar hacia abajo no había nada.

En otras ocasiones he estado en la sala y he visto su celaje correr desde mis pies, hasta la cocina. Pero al menos en ese momento lo tenía mi padre en sus piernas acariciándolo.

Cuando la cama se hunde

Siempre suelo dormir hasta tarde. Para mi dormir es muy fácil. Vivo solo en un apartamento de una habitación. Mi novia va regularmente, pero justamente por la pandemia le toco quedarse en casa de sus padres.

Una mañana a eso de las 10:30 Am, pude sentir a los pies de la cama como si alguien se sentara. Crei que era mi novia, que había entrado. Pero luego pensé que ella nunca, vendría sin avisar.

Eso me angustio por completo, pero tenía tanto sueño que solo abrí mis ojos y volteé, hacia los pies de la cama. No vi a nadie, por lo que me volví a quedar dormido.

Historias paranormales

Esto pasó 2 veces seguidas, hasta que definitivamente no pude volver a conciliar el sueño, por lo que decidí levantarme. El cuarto estaba muy frio, lo que es ilógico, ya que afuera había un sol intenso.

Esto que les cuento, sucedió esa semana en dos oportunidades más, en su momento me perturbo mucho. Pero ha dejado de suceder.

La sombra en el pasillo

La ultima de nuestras historias paranormales por esta vez es la siguiente: Hace algunos meses, me encontraba con mi perrita Luna, en mi cuarto secándome el cabello. Ese cuarto es el final de un largo pasillo que da a la sala de mi casa.

Cuando me estaba secando, me veía en el espejo y desde el , vi una sombra que pasaba del cuarto contiguo a un baño. En ese momento pensé que era mi abuelo. El es muy mayor, y hay que estar pendiente de el sobre todo cuando va al baño.

Por eso decidí dejar todo, para supervisar que estaba haciendo. Lo que no me había dado cuenta es que mi perrita se quedó mirando paralizada al pasillo. A pesar de esto fui a revisar que mi abuelo estuviera bien. Pero como al tocarle la puerta, no me respondía decidí abrir, y no había nadie.

Mi sorpresa fue que al ir al buscarlo, se encontraba en la sala sentado en su mueble viendo televisión. Enseguida no dude en preguntarle si había ido al baño, pero me respondió que tenía tiempo sentado allí.

Esperamos que haya sido de su agrado esta coleccion de algunas Historias paranormales, si deseas que publiquemos la tuya dejanos saber en los comentarios para contactarte. ¡Hasta la proxima!.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here