Infecciones vaginales: cómo detectarlas y cómo tratarlas ¿Qué es la infección vaginal?

La vagina es el conducto que se extiende desde la vulva hasta el cérvix y que, junto con el útero, compone el órgano genital interno femenino. La misma está recubierta, a modo de protección, por microorganismos que se encargan de mantener un nivel adecuado de acidez, evitando, así, infecciones a causa de gérmenes externos. Pero esta forma de defensa muchas veces puede alterarse por una serie de causas que te nombraré a continuación, provocando las conocidas e incómodas infecciones vaginales o “vaginitis”.

Infecciones vaginales

Causas de infecciones vaginales

El tener una vida sexual altamente activa puede llevar a contraer esta infección, ya que la misma se transmite mediante el sexo. Es, por lo mismo, importante que si tú o tu pareja (sí, los hombres también pueden contraer infecciones de índole urinaria) detectan algún síntoma, de los cuales te hablaré a continuación, recurrir de inmediato a un médico y eviten el coito o usen protección.

Muchas veces las mismas se dan a causa de bacterias propias del colon que llegan a la vagina cuando la limpieza se hace de atrás hacia adelante; llevando, en el proceso, esas bacterias a donde no pertenecen.  

Otra causa muy común (quizás lo primero que nos pregunta el médico cuando acudimos con las incomodidades pertinentes de una infección) es el aguantar mucho tiempo las ganas de orinar.

¿Cómo detectar infecciones vaginales?

Algunas de las sensaciones más comunes que nos produce sufrir una infección vaginal son las siguientes:

  • Sensación constante y “falsa” de orinar, ya que en realidad no podemos hacerlo.
  • Ardor fuerte al orinar.
  • Dolor o irritación al orinar o mantener relaciones sexuales, tanto en la vagina como en el vientre o la vulva.
  • Picazón incómoda y constante en el área de la vagina.
  • Flujo vaginal de color oscuro o amarillo/verdoso.
  • Olor vaginal fuerte.

Es importante no pasar por alto estos síntomas e ir al médico apenas los sentimos. Generalmente la sensación es tan incómoda que no podrás seguir con tu vida diaria de forma normal; por lo que te verás en la obligación de correr al consultorio, pero si acaso se te cruzara por la cabeza esperar pensando que es algo que se irá solo bueno, no lo hagas; ya que de no tratar las infecciones las mismas pueden ascender al cuello uterino, inflamarse y provocar úlceras.

¿Cual es el tratamiento para las infecciones vaginales?

El médico, además, te tratará acorde a la gravedad de la infección que presentes y según el tipo (ya que las bacterias u hongos que la producen varían), por lo que sólo deberás realizar un análisis de orina;El tratamiento general consiste, simplemente; en la administración de antibióticos por siete días consecutivos, la utilización interna de óvulos o la aplicación de una crema vaginal. La mejora es instantánea.

Pero además hay algunos “remedios caseros”; los mismos no suplantan jamás al tratamiento médico, pero podrán ayudarte a lidiar con los síntomas y hacer que la infección desaparezca mucho más rápido.

Formas caseras de ayudar al tratamiento por infección

El yogurt natural contiene compuestos que ayudan a equilibrar el ácido (como los microorganismos de los que te hablé al comienzo); por lo tanto, tomando uno todos los días puedes ayudar a que tu cuerpo elimine los gérmenes que te producen la infección.

Una forma casera y relajante puede ser agregando unas pocas gotas de aceite de tea-tree (árbol de té) al agua de la bañera y sumergirnos en ella por unos quince o veinte minutos; Este aceite posee propiedades antibacterianas y antibióticas, por lo que es ideal para relajar al mismo tiempo que nos tratamos la infección.

Es importante que utilices ropa interior de algodón durante la infección y su tratamiento ya que la misma; al facilitar la transpiración, evitará que se cree en la zona vaginal la humedad que provoca la proliferación de hongos y bacterias.

También es sumamente recomendable tomar muchísima agua; lo que provocaría que se eliminen los gérmenes acumulados a través de la orina.

La ingesta de arándanos rojos (en fruta o en jugo) es, a su vez, un remedio casero de mucha ayuda;  ya que los mismos funcionan como antisépticos y antibióticos, actuando directamente sobre los gérmenes.

Es importante siempre que, pese a la existencia de estos métodos caseros; recurras al tratamiento médico para evitar así que la infección y sus gérmenes u hongos proliferen causando alguna lesión más grave en el tracto urinario; No sientas jamás vergüenza por esto, puedes no saberlo, pero las infecciones vaginales son algo muy común en las mujeres.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here