La historia de la humanidad ha estado íntimamente ligada al conocimiento y uso de plantas afrodisíacas en todas las civilizaciones. Las plantas afrodisíacas estimulan y favorecen el deseo sexual. Poseen gran cantidad de vitaminas (A, B, C y E) y minerales (hierro, lictina, magnesio, fósforo, potasio y zinc), esenciales para una buena y sana sexualidad.

¿Qué es un afrodisíaco?

Un afrodisíaco es una sustancia que incrementa el deseo sexual entre las personas. El término deriva del nombre de la diosa griega del amor, Afrodita (Venus, para los romanos), divinidad relacionada con la fecundidad y la energía primaveral. A través de la historia algunas comidas, bebidas y comportamientos han tenido la reputación de hacer que el sexo sea más placentero. Sin embargo, desde el punto de vista histórico y científico, los resultados aclamados pudieron haber sido debido a que funcionaría en realidad el efecto placebo.

El deseo sexual depende de varios factores, por eso varios expertos afirman que solo consumir afrodisiacos hace difícil reunirlos. Lo recomendable para mejorar la excitación es mantener unos hábitos de vida saludables: hacer ejercicio de forma regular, dormir correctamente y evitar los sucesos estresantes. Si se cumplen estas condiciones y se consumen sustancias calificadas como afrodisiacas se puede aumentar la libido.

Plantas afrodisiacas más conocidas

Las plantas afrodisíacas estimulan y favorecen el apetito y la excitación sexual. Nadie se atreve a asegurar su grado de eficacia porque en la mayoría de los casos se trata de efectos psicológicos.

Algunas de las más conocidas son las siguientes:

Maca

La maca (Lepidium meyenii), un tubérculo usado en épocas incaicas para potenciar la fertilidad, crece en los Andes de Perú y Bolivia, en especial en la Puna. Ahora se comercializa su extracto en numerosos países occidentales por sus valiosas propiedades.

Propiedades:

Adaptógena, estimulante inmunitaria, vigorizante, reguladora hormonal, defatigante y antiasténica.

A quién conviene:

La maca, gracias a la acción de las macamidas, unos alcaloides que contiene, incide sobre el hipotálamo, responsable de las funciones autónomas endocrinas, y las glándulas suprarrenales, lo que tiene un efecto regulador a nivel hormonal y emocional.

Su consumo regular puede incrementar el deseo sexual, disminuir la frigidez y la dificultad eréctil en el varón, y favorecer la fertilidad en ambos sexos. Se considera que mejora la motilidad de los espermatozoides y que estimula la producción de esperma.

Cómo se toma:

El tubérculo troceado para tomar en decocción, o bien en polvo –una cucharada de postre al día– o en cápsulas. Las dosis diarias son de unos 3 g en varones adultos y 2 g en mujeres, en tratamientos discontinuos.

Precauciones:

No conlleva los riesgos de ciertos fármacos vasodilatadores como la Viagra, pero se aconseja un asesoramiento médico previo.

Jengibre (Zingiber officinale)

Otras de las plantas afrodisiacas es el Jengibre. Se utiliza su raíz, apreciada como afrodisíaco además de como especia condimento. Está reconocida desde hace miles de años como un poderoso afrodisíaco, sobre todo si se utiliza asociado al ginseng. Tiene muchas otras virtudes, pero destaca como un estimulante circulatorio que actúa como vigorizante del sistema reproductor.

El jengibre se puede tomar espolvoreado sobre los alimentos, en decocción o en tintura madre. La decocción se prepara hirviendo en una taza de agua durante 3 minutos, una cucharadita de polvo de jengibre. Se cuela y se toma una taza de decocción cada mañana durante tres semanas seguidas.

Yohimbe, un eficaz vasodilatador

El yohimbe (Pausinystalia yohimbe) procede de áreas selváticas de Camerún, Nigeria, Congo y Gabón.

Propiedades:

Vasodilatador, tónico circulatorio, estimulante y desfatigante.

A quién conviene:

Esta planta africana encierra, entre sus principios activos, un alcaloide, la yohimbina, que produce en quien la toma un efecto vasodilatador, que se manifiesta también en los órganos sexuales, aumenta el flujo sanguíneo y los impulsos nerviosos en el pene y la vagina.

Se destina a despertar la libido y a tratar la disfunción eréctil en el varón, pero también a restaurar la respuesta sexual de pacientes que siguen tratamientos con antidepresivos como los llamados recaptadores de serotonina.

Se le atribuye la capacidad de incrementar los niveles de determinadas moléculas como la norepinefrina o la noradrenalina, que pueden actuar como neurotransmisores u hormonas, y que inciden sobre la amígdala cerebral, aportando estados de euforia y desinhibición.

Cómo se toma:

En decocción, polvo, extractos y cápsulas. Las dosis oscilan entre los 5 y 20 mg de yohimbina al día en tres tomas.

Precauciones:

La yohimbina –al potenciar la noradrenalina– incrementa la presión sanguínea. Por esta razón hay que evitar el yohimbe en enfermedades cardíacas, arritmias, el embarazo y la lactancia, así como consultar con el médico antes de iniciar un tratamiento.

Está contraindicado en caso de problemas psicológicos: esquizofrenia, ansiedad, insomnio y depresión.

Cacao (Theobroma cacao)

Cacao. Sus semillas contienen feneletilamina. Se trata de una sustancia que estimula el organismo. Ejerce una función euforizante, estimulante, vigorizadora y predispone a un mayor deseo sexual por la acción del componente feniletilamina (comer un par de porciones antes de irse a dormir).

Ajedrea

La ajedrea (Satureja montana) es una planta aromática, propia del paisaje mediterráneo.

Propiedades:

Tónica, estimulante, estimulante digestiva, colagoga y antiespasmódica.

A quién conviene:

Se trata de un estimulante suave, ideal para las situaciones de desgana vital, fatiga y falta de motivación. Aporta sensación de euforia moderada y optimismo, que invita a una mayor receptividad sexual.

Es de las pocas plantas con efectos relativamente afrodisiacos que se puede saborear mezclada con otras.

Cómo se toma:

En infusión sola o con biznaga, canela y menta, a razón de una cucharada sopera de la mezcla por vaso de agua. Tomar dos veces al día, la última una hora antes de acostarse.

Precauciones:

Ninguna, si se usa como infusión de la planta seca. No se debe consumir el aceite esencial por vía oral durante el embarazo o si se padecen problemas neurológicos.

Guaraná

Guaraná. Es una liana que recibe su nombre de los indios guaranís del Amazonas, utilizada como estimulante sexual desde tiempos remotos por las tribus indígenas de Brasil. Se comercializa en forma de comprimidos o perlas y se utiliza como tónico y estimulante físico y sexual. Es útil en épocas de mucho cansancio ya que aumenta la resistencia a la fatiga.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here