La pasiflora es un arbusto trepador de la familia de las pasifloráceas, originaria de Brasil y Perú, desde donde se extendió hacia otros lugares de América. En Europa entró en el siglo XVI, tras ser descubierta por el médico y botánico sevillano Nicolás Monardes. Actualmente, se encuentra en muchos países tropicales y subtropicales.

Se encuentran vestigios de su utilización con fines medicinales por los aztecas, los incas, algunas tribus de cherokees y otros pueblos indígenas. Los principales usos reportados son como diaforética (sudorífica), diurética (como el diente de león), para calmar el dolor, como sedante, anticonvulsivante y como antídoto contra mordeduras de serpientes.

El término proviene del latín flos passionis, que significa “flor de la pasión” (flor del sufrimiento) ya que los primeros misioneros en América vieron en ella la representación de la pasión de Cristo.

La Pasiflora

A finales del siglo XIX, se hicieron los primeros estudios con pasiflora y se comprobó su acción sedante y antiespasmódica. Su uso se extendió para tratar el nerviosismo y los espasmos gastrointestinales. En la primera Guerra Mundial se utilizó como tratamiento de la ansiedad. Desde entonces y aún en la actualidad se han realizado numerosos estudios con ella.

¿Cómo es?

La pasionaria, Passiflora incarnata, es una mata enredadera, perenne, de hasta ocho metros de largo, con numerosas ramificaciones. Tiene las hojas en forma de palma, partidas en segmentos ovalados y agudos. Las flores son muy grandes y llamativas, con cinco pétalos de color crema o rojizo, y numerosos filamentos externos de color púrpura, y sobre ellos se disponen los estambres y los estigmas, gruesos, en forma de cruz. Desprenden una fragancia agradable, perfumada. El fruto es una baya ovalada, de piel verde, satinada, con el interior carnoso y jugoso, de color rojizo, comestible, que incluye numerosas semillas negras de aspecto gelatinoso.

No obstante, es mucho más apreciado el fruto de la especie afín Passionaria edulis, conocida como maracuyá, con la que se elaboran deliciosos zumos y batidos.

Beneficios

Los principales beneficios de la pasiflora se deben a su empleo como tratamiento natural de las siguientes afecciones, en especial aquellas que tienen un origen nervioso:

  • Problemas para dormir, insomnio puntual o recurrente. La pasionaria muestra un efecto relajante a nivel muscular que ayuda a dormir. No obstante puede no ser muy útil en insomnios más acentuados o crónicos y en situaciones de estrés agudo.
  • Insomnio en personas mayores.
  • Estados leves de ansiedad, sensaciones de angustia por problemas emocionales, pérdidas o duelos.
  • Situaciones de estrés, nervios muy excitados por las prisas o cuando nos sobrepasan los problemas. Nervios previos a un examen u oposición, o antes de impartir una conferencia o discurso.
  • La pasiflora alivia los síntomas asociados al síndrome de abstinencia de medicamentos narcóticos o ansiolíticos. Según los expertos, este efecto resulta más decisivo si se combina con un medicamento llamado clonidina.
  • Ayuda a aplacar los estados de irritación nerviosa, histeria, los tics nerviosos.
  • Alivia las palpitaciones nerviosas, taquicardias no graves o persistentes, provocadas por estados nerviosos.
  • Se ha señalado para tratar las convulsiones nerviosas, aunque no existe suficiente base científica para certificar su eficacia.
  • Ayuda a calmar la migraña originada por situaciones de estrés y nervios, y los vértigos ocasionales provocados por dolores cervicales.
  • Puede ayudar a combatir la enuresis nocturna en niños y adolescentes.
  • Se indica como apoyo para tratar los síntomas asociados al síndrome premenstrual y a la menopausia, como espasmos musculares, dolor de espalda, debilidad muscular…
  • Actúa como un relajante muscular bastante efectivo para aliviar la tensión muscular, las contracturas musculares y la fatiga tras una práctica deportiva extenuante.
  • Puede contribuir a bajar la presión sanguínea si se combina con plantas que refuercen tal acción.
  • Combate la tos nerviosa y la disnea nerviosa (dificultad para respirar).
  • Alivia los espasmos gastrointestinales.
  • Esa muy útil como bálsamo reparador en caso de indigestiones nerviosas, dolor de vientre, náuseas y mareos.

Contraindicaciones

Se debe tener cuidado ya que presenta cierta toxicidad por lo que se debe tomar en la dosis adecuadas y tener en cuenta que no ha de ser usada en embarazadas o mujeres en periodo de lactanciani niños menores de 6 años o gente que vaya a someterse a cirugía. También tiene interacción con otros medicamentos por lo que siempre hay que consultar con un profesional.

La pasiflora es reconocida como segura y sus componentes se encuentran en diversos productos comerciales incluso mezclados con otras plantas relajantes como la melisa y en suplementos dietarios.

Como tomarla

La dosis recomendada de pasiflora

Las dosis medias son de 0,5 a 2 g de polvo de la planta para una persona adulta por día, en tres o cuatro tomas.

  • La dosis para la infusión es de 2-3 tazas diarias, en función de la intensidad de la afectación.
  • Para la tintura, entre 50 y 60 gotas al día, disueltas en agua o zumo de frutas, en tres tomas.
  • El extracto líquido, entre 30 y 50 gotas, de nuevo mejor disueltas en agua o zumo de frutas.
  • Para el jarabe, dos cucharadas soperas al día.
  • Para las cápsulas, de 2 a 6 unidades de 300 mg al día, en función de la intensidad de la afectación.
  • Los comprimidos, en torno a los 90 mg al día

Infusión de pasiflora

Para realizar la infusión o té de pasiflora usamos la planta seca, la cual se puede comprar en herborísterias. Incluso en ocasiones se puede encontrar en bolsitas o saquitos listos para consumir, como si fuesen té.

La Pasiflora

La dosis, si la conseguimos sin envasar en porciones o si la recogemos y secamos nosotros mismos, es de dos cucharaditas por cada taza de agua.

Primero se ha de hervir el agua. Cuando rompa en hervor, apagar el fuego agregar la hierba secar y dejar reposar por 5 o 6 minutos.

Luego colar y consumir. No tomar más de una taza al día.

Tipos de pasifloras

Pasiflora, pasionaria o granadilla (Passiflora incarnata), su fruto es grande puede llegar al tamaño de un melón, se hace mermelada, era usada por los indígena americanos como medicina y alimento.

Pasionaria escarlata (Pasionaria vitifolia), tiene flores muy grandes sus frutos son comestible y saben similar a una fresa.

Maracuyá (Pasiflora edulis) se encuentra en Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay. Sus frutos son muy sabrosos, también se hace zumos de esta fruta, llenos de antioxidantes y vitaminas.

Passiflora qudrangularis, originaría de Colombia tiene un fruto grande y comestible. Se usa para la diabetes.

Estas son las principales pero existen más variedades, en casi todas cambia los colores de las flores y los tamaños y formas de sus frutos que son todos muy dulces.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here