El Tapping es un tratamiento alternativo para el dolor físico y la angustia emocional. También se conoce como acupresión psicológica. Es considerado la acupuntura emocional sin agujas utilizada por más de 14 millones de personas en el mundo.

Es una forma de psicoterapia alternativa que está basada en el hecho de que las emociones negativas están causadas por desequilibrios en el campo energético del cuerpo. Lo que se hace para volver a equilibrarlo es lo que en inglés se llama ‘tapping’ (dar golpecitos suaves con los dedos) en los puntos de la acupuntura, mientras el paciente está enfocado en la emoción o asunto a tratar. Con esto se neutraliza la emoción negativa y se activan de forma natural los mecanismos auto curativos y regeneradores del cuerpo.

Orígenes

Los orígenes Del Tapping, se remontan a hace 4000 años, cuando Huang Ti formaliza un mapa de los meridianos de acupuntura. Posteriormente, los trabajos en los años 60 del quiropráctico George Goodherart y más tarde del psiquiatra John Diamond a través de la kinesiología, permiten diagnosticar el estrés y empiezan a experimentar tocando diversos puntos de acupuntura.

Es en los años 80 cuando el psicólogo Roger Callahan, define los protocolos en puntos específicos para resolver los distintos problemas emocionales y bautiza la técnica como TFT, que traducido significa, Terapia del Campo de Pensamiento.

Finalmente, en los años 90, el ingeniero Gary Craig, alumno de Callahan, simplifica los complejos procesos de TFT en un proceso más sencillo y amigable, utilizando sus conocimientos como coach de desarrollo personal y creando su propia técnica, conocida ahora como EFT (Emocional Freedom Techniques).

¿Qué tipos de desórdenes puede curar el “tapping”?

 Puede curar problemas tales como estrés, fobias, baja autoestima, dolores, ansiedad, depresiones, insomnio y todos los desórdenes atribuibles a las emociones. También puede aliviar dolores o enfermedades que vengan asociados a malestares emocionales, aunque en principio no pensemos que puedan tener relación.

Beneficios

  • Elimina todo malestar emocional con más de un 95% de éxito en temas como:
  • Dolor emocional
  • Duelos
  • Estrés
  • Estrés postraumático
  • Ansiedad
  • Miedo
  • Fobias
  • Ataques de pánico
  • Inseguridad
  • Vergüenza
  • Ira
  • Enojo
  • Tristeza
  • Culpa
  • Rencor
  • Frustración
  • Compulsión
  • Adicciones
  • Apatía
  • Depresión.

Pero además, dada la conocida influencia que las emociones tienen sobre nuestro cuerpo y nuestra vida es también normalmente muy efectivo en problemas como:

  • Dolor de cabeza
  • Dolores en general
  • Alergias
  • Inflamaciones
  • Dificultades auditivas o de visión
  • Contracciones musculares
  • Fatiga crónica

Además, eleva el rendimiento:

  • Profesional y de negocios
  • Deportivo
  • Artes dramáticas y otras
  • Asuntos de relaciones
  • Capacidad de aprendizaje
  • Bienestar vital en general
  • Sensación de control en nuestra vida.

Y hace más efectivo el trabajo con:

  • Pensamiento creativo
  • Introspección
  • Meditación
  • Afirmaciones.

Riesgos del tapping

Es una técnica bastante sencilla, por lo que no presenta riesgos o consecuencias para las personas. En algunos casos es posible que esta técnica no funcione, o no resuelva los problemas del todo. Es importante informarse bien del tema y qué puntos tocar para evitar que el tratamiento no tenga efecto. No se realiza en mujeres durante el embarazo.

¿Cómo realizar el Tapping?

Primero identifica qué problema quieres tratar

Para que el Tapping EFT (como también se conoce a esta técnica) funcione, debes abordar tus problemas de uno en uno. Puede que tan solo tengas una ansiedad generalizada, pero también podrías tener alguna manía o baja autoestima. Ve de uno en uno.

Valora tu ansiedad

Una vez que ya sepas cuál será el primer problema que abordarás, debes puntuar el nivel de ansiedad que sientes del 1 al 10. Esto servirá para que compares los niveles cuando termines con la secuencia o el circuito de TLE.

Elige una frase que aborde el problema pero que diga algo positivo sobre ti

 Por ejemplo, podrías decir algo así como: ‘Aunque en este momento me siento muy ansioso, me quiero mucho y me acepto como soy’. ‘Aunque tengo ansiedad, soy valiente, puedo afrontar los problemas y salir de ellos’. Adaptando estas frases a tus circunstancias, abarca el problema y dite algo bonito. Golpea en las zonas mientras repites tu frase tres veces en cada zona del cuerpo.

Puntos de tapping

Todos los puntos de tapping tienen asociada una emoción negativa y otra positiva. Cuando estimulamos dichos puntos, accedemos a los bloqueos e interrupciones del flujo vital en los canales energéticos, que como comentábamos anteriormente se reflejan en una gran variedad de síntomas tanto emocionales, físicos y mentales. Una vez localizados los bloqueos y al seguir estimulando los puntos, procesamos las emociones negativas enquistadas, lo que nos lleva a restablecer el flujo de los meridianos y con ello la salud.

Estas son las zonas del cuerpo que debes golpear (con suavidad y usando la yema de los dedos) y en este orden:

  • Ceja. Al comienzo de la ceja
  • Lado del ojo. En el hueso junto al lado del ojo
  • Debajo del ojo. Justo debajo del ojo
  • Debajo de la nariz. Entre la base de la nariz y el lado superior
  • Mentón. Debajo del labio inferior, en la depresión que forma la barbilla
  • Clavícula. En la depresión en forma de «U» que existe en la parte superior del esternón
  • Debajo del brazo. En el costado del cuerpo a la mitad de la tira del sostén en las mujeres.
  • Sobre la cabeza. Exactamente sobre la cabeza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here