La auriculoterapia

La auriculoterapia es una terapia natural que consiste en la estimulación de puntos específicos en la oreja, siendo ésta una rama de la acupuntura. Según la auriculoterapia, el cuerpo humano puede ser representado en la oreja como si tuviese la forma de un feto en el útero. Por lo que cada punto en la oreja refleja un órgano específico.

Cuando se estimula un punto de la oreja, se estimula a su vez diversas terminaciones nerviosas que ejercen su efecto en el órgano relacionado con dicha zona. Por lo que es posible tratar problemas o aliviar síntomas dependiendo de la zona estimulada.

Origen

Esta terapia ancestral tiene su origen en la prolífica medicina china. Cuyos expertos descubrieron que mediante la estimulación de algunos puntos de la oreja se trataban diversos problemas de salud. Tanto física como mental. Poco después, en la Grecia clásica, se empezó a estudiar la relación entre esta terapia y los problemas sexuales y de la menstruación.

Hasta 20 siglos después no se empezó a reutilizar esta técnica en Occidente para tratar problemas de ciática y dolores bucales. Esta evolución fue muy lenta hasta la década de los 50 del siglo pasado. Cuando el médico francés Paul Nogier empezó a tratar a sus pacientes que padecían ciática según la forma efectiva que había visto hacer a una curandera.

A partir de ahí, este especialista se dedicó al estudio de la auriculoterapia. Actualizando y difundiendo este método entre muchos compañeros de profesión.

Aunque los resultados de la técnica eran notables, existían muchas críticas por la falta de bases científicas del proceso. Aunque esto terminó cuando el doctor Jacques Niboyet creó una máquina que era capaz de encontrar los puntos de mayor energía en la oreja que estaban relacionados con la patología del paciente. Así se empezó a considerar que se trataba de una terapia objetiva y fiable.

Desde entonces, el trabajo estuvo encaminado a crear un mapa auricular donde se concretasen los puntos de la oreja y con qué parte del cuerpo están relacionados. Además de mejorar y explorar diversas técnicas de estimulación como la magnética, los ultrasonidos, químicas e, incluso, lumínicas.

 En qué consiste

Consiste en estimular determinados puntos situados en estos meridianos energéticos. A estos principios genéricos, se une en el caso de la auriculoterapia la creencia de que el pabellón auricular es una representación completa del resto del cuerpo, lo que se apoya en el hecho de que en la oreja se refleja una imagen parecida a la de un feto en el útero.

Esta conexión entre una parte concreta y el resto del cuerpo es lo que en acupuntura se llama un microsistema. Y será a partir del cual se aplica el tratamiento concreto.

Para qué sirve 

La auriculoterapia está indicada en el tratamiento de:

  • Dolor provocado por esguinces, fracturas, contracturas, distensión muscular.
  • Problemas reumáticos, respiratorios, cardíacos, urinarios y digestivos;
  • Inconvenientes hormonales como la obesidad, anorexia o enfermedades de la tiroides y;
  • Problemas psicológicos como ansiedad o depresión.

Además de esto, la auriculoterapia también puede ser utilizada para tratar la hipertensión, vértigos o palpitaciones, parálisis facial, entre otras.

Cómo se realiza la auriculoterapia

Antes de iniciarse el tratamiento es muy importante realizar una consulta con un terapeuta especializado. A fin de identificar los principales síntomas e intentar entender cuáles son los órganos afectados. 

Después de esto, el terapeuta selecciona los puntos más adecuados y ejerce presión sobre ese punto. La presión puede ser hecha utilizándose: 

  • Agujas filiformes: son aplicadas sobre ols puntos durante 10 a 30 minutos;
  • Agujas intradérmicas: son colocadas debajo de la piel durante 7 días aproximadamente;
  • Esferas magnéticas: son colocadas en la piel durante 5 días aproximadamente; 
  • Semillas de mostaza: pueden ser calientes o no y son pegadas en la piel durante 5 días. 

La estimulación de los puntos específicos de la oreja para aliviar dolores o tratar diversos problemas físicos o psicológicos como por ejemplo: ansiedad, migraña, obesidad o contracturas musculares.

Además de esto, la auriculoterapia ayuda a diagnosticar y prevenir algunas enfermedades mediante la observación de los puntos específicos de la oreja que se encuentran alterados

Beneficios

Combatir el sobrepeso

Una de las mayores demandas de las personas que acuden a las consultas de los profesionales de la auriculoterapia es perder peso, debido a la ayuda que puede proporcionar esta terapia para adelgazar.

Y este es uno de los beneficios que se pueden lograr, ya que no sólo contribuye a evitar la retención de líquidos y a eliminar toxinas, sino que también combate la ansiedad que se sufre al estar a dieta. Además, disminuye el apetito, creando una sensación de saciedad gracias a la liberación de endorfinas que actúan sobre el sistema hormonal y digestivo y repercuten directamente en el metabolismo y la fuerza de voluntad.

Esta terapia ayuda en el proceso de adelgazamiento, pero por sí sola no hace perder peso y requiere de una alimentación sana y equilibrada, combinada con la práctica regular de alguna actividad física.

Problemas ginecológicos

Otro campo en el que tiene una gran demanda es en el ginecológico por sus probados resultados tratando diferentes problemas como la dismenorrea (mediante el micromasaje se consigue aumentar el flujo sanguíneo aliviando a su vez el dolor).

También es aconsejable cuando se sufre un cese abrupto de la menstruación debido a grandes espasmos uterinos. Que pueden también producir problemas para que una mujer se quede embarazada, ya que las contracciones son tan fuertes que se bloquea el paso de los espermatozoides.

Tratamiento del dolor

Los especialistas en esta terapia alternativa aseguran que tiene grandes resultados en el tratamiento de diferentes tipos de dolor como las ciáticas, las cefaleas, o las neuralgias. Así como en trastornos funcionales y orgánicos como el estreñimiento, el asma, el vértigo o el insomnio.

Contraindicaciones

A pesar de la gran cantidad de beneficios que tiene la auriculoterapia, tiene algunas contraindicaciones que se han de tener en cuenta. En primer lugar, cualquier persona con algún tipo de problema en las orejas (cortes, quemaduras o eczemas). Debería esperar a solucionarlos antes de someterse a esta terapia.

Por otro lado, está desaconsejada para las mujeres embarazadas, pues se puede estimular la producción de ciertas hormonas que podrían perjudicar la gestación. Esta contraindicación es mayor aún en el caso de aquellas que han sufrido abortos espontáneos o partos prematuros.

Existe una alta probabilidad de que la auriculoterapia tenga muy poco o un nulo efecto en personas que padezcan trastornos degenerativos, anemia. Hipertensión, insuficiencia cardiaca grave, esquizofrenia. Problemas médicos en la médula espinal y enfermedades contagiosas. No se trata de enfermedades que contraindiquen su uso, pero no hay evidencia de buenos resultados para tratarlas con este método.

Tampoco se considera que la auriculoterapia resulte eficaz en aquellas personas que estén sometidas a altas dosis de psicofármacos, por lo que no se debería emplear en estos casos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here