¿Que son los huevos yoni?

Los huevos yoni, llamados también huevos vaginales o huevos de obsidiana, son piedras talladas en forma de huevo que físicamente sirven para tonificar los músculos pélvicos. Es decir, los músculos de la vagina. Pero además tiene un efecto a nivel energético: te ayuda a liberarte de las emociones producidas por experiencias sexuales negativas.

En el mundo de las terapias alternativas, el uso de los huevos yoni cada vez va ganando más seguidoras. Ya que son muchas las mujeres que han sido víctimas de violencia sexual y que, como consecuencia de ello, tienen problemas para relacionarse positivamente con su cuerpo y su sexualidad.

¿Cómo se usan los huevos yoni?

Estos huevos vaginales, tal como su nombre lo dice, se usan vía vaginal pero van acompañados de algunos ejercicios y técnicas, además de que cuentan con unas pautas concretas para un empleo adecuado. El tratamiento con estos huevos de obsidiana consiste en colocarlos en la vagina antes de dormir y retirarlos por la mañana.

Al igual que las bolas chinas, los huevos yoni son introducidos en la vagina y con cada movimiento que uno realiza, el movimiento del huevo produce que los músculos del suelo pélvico se contraigan. Esa contracción y la consiguiente relajación que se produce es el ejercicio perfecto para tu vagina.

De todas maneras es muy importante destacar que al comprar un huevo de obsidiana debes ser instruida en el uso adecuado del mismo para que sepas cuándo debe usarse, cuánto tiempo debe permanecer el huevo en tu vagina y demás indicaciones fundamentales para cuidar tu integridad física y tu bienestar emocional.

¿Qué minerales son los que se utilizan?

Los más conocidos y trabajados son: Huevo de obsidiana, huevo de cuarzo rosa, huevo de jade, huevo de amatista, huevo de cuarzo cristal, huevo de onix

¿Qué huevo elegir?

Va a depender del patrón energético característico de la mujer en un momento dado, ofreciéndole la oportunidad de experimentar la sanación que ella necesita a todos los niveles en dicho momento.

¿Cómo preparar esta joya pasa ser utilizada?

Un ritual para limpiar nuestro huevo antes y después de terminar la terapia es:

Primero colocarlo en un frasco con agua y sal marina, toda la noche a la luz de la luna nueva.
Ya que la luna nueva posee una energía muy particular, para cerrar y comenzar nuevos ciclos.
Si no puedes colocarlo al baño de luna por no poseer un espacio, tan solo déjalo reposar con agua y sal marina.

Una vez de haber recibido el baño de luna, se toma con la mano izquierda (la mano de la intención) y se lava en un caudal de agua limpia, mientras se va invocando internamente cuál es tu intención del momento con la terapia (el caudal de agua puede ser la misma agua del grifo si es de lo que se dispone).

¿Cuál es su origen?

Como puedes imaginar, el huevo de jade es un objeto muy antiguo. No es nuevo hace un milenio, era el principal instrumento utilizado para practicar varios rituales o ritos de suerte en particular.

Su función ha sido clara durante varios siglos, gracias en particular a los taoístas. Una corriente de pensamiento, al mismo tiempo filosófica y conmovedora del desarrollo personal, el taoísmo, que literalmente puede traducirse en «enseñanza del camino» es parte de los pilares del pensamiento chino. Tao es el origen de todo, la fuente del universo. Por lo tanto, fueron los taoístas los que «popularizaron» el uso de los huevos de jade para la realización personal y sexual.

Cuando no utilizar el huevo

Menstruando o si hay sangrado.
Durante el embarazo o periodo de lactancia
En enfermedades mentales agudas

¿Cuáles son los beneficios?

La práctica del huevo de jade tiene los siguientes beneficios:

  • Salud pélvica
  • Bienestar hormonal
  • Salud vaginal
  • Acceso a un mayor potencial de placer
  • Más placer, más orgasmos
  • Sanar viejas heridas emocionales
  • Despertar “puntos de placer” dormidos
  • Recuperarte de dar a luz y de cirugía
  • Sanar de incontinencia urinaria de esfuerzo, sequedad vaginal, estrechamiento, e infección crónica por cándida y/o de vejiga
  • Prevenir un prolapso
  • Mayor dominio o maestría sexual
  • Reaviva la libido.
Huevos yoni

¿Con qué tamaño de huevo empiezo?

La talla más pequeña es, la más difícil de sentir el huevo. Por regla general, las mujeres que han parido y las mujeres de más de 50 años deben comenzar por un huevo de gran tamaño. Sino, el tamaño mediano es tu mejor elección. Los huevos pequeños no están destinados a mujeres de pequeño tamaño sino para practicantes experimentadas que tienen control sobre sus músculos y desean progresar en su práctica. Nuestros huevos de Yoni de talla mediana miden 40×25 mm, que es generalmente la mejor medida para comenzar para la mayor parte de las mujeres.

¿Cómo usar el huevo Yoni?

Insertar algo en la vagina puede ser a veces bastante intimidante. No hay razón para preocuparse, porque el huevo se atascará. Cuando comience, es posible que se sienta inseguro y no pueda liberar el huevo bajo el comando. Al usarlo, naturalmente viajará hacia arriba y hacia abajo debido a su peso. El huevo hará un gran trabajo de curación si lo sabes o no. Con práctica y músculos yoni más fuertes podrás sostener y liberar cualquier cosa en cualquier momento que sientas.
Acuéstese cómodamente, abra las piernas e inserte el huevo con la parte más grande primero. Use solo la punta de su dedo para facilitarlo. Una vez que haya pasado la abertura de la vagina, las paredes de yoni tirarán del huevo.

Cómo quitar tu huevo Yoni

1. En cuclillas
De la misma manera que orinarías en un bosque. Abre las piernas, baja el trasero. talones en el suelo, hacia atrás y mantén la calma.

2. Fuerza vaginal
Descanse sobre su espalda, abra las piernas con las rodillas dobladas de las plantas de los pies en cualquier posición cómoda. y ahora usa la fuerza de tus músculos para empujar tu huevo Yoni. Importante aquí: no es la tensión de los músculos que lo sostienen, sino la relajación.

3. Al usar los huevos perforados.

Puede usar una cuerda, como hilo dental (pruebe el neutro, olvídese de la menta) para eliminarlo. En caso de que no use una cuerda, use los dedos o la presión pélvica para extraer el óvulo. Si esto no funciona, entonces ponte en cuclillas y sácalo. En caso de que esto tampoco funcione, comienza a reír de todo corazón y los músculos se liberarán.